En nuestra práctica diaria en el campo laboral y gestión de personas, nos encontramos con el desconocimiento de muchas y muchos trabajadores de las diferentes modalidades de contratación laboral existentes en el actual mercado de trabajo español. Por ello, desde empleorecursos.es queremos indicar que en estos momentos, son cuatro los contratos de trabajo existentes en nuestra legislación, frente a los 42 modelos vigentes anteriormente, esto es, en la actualidad las modalidades de contratación laboral son: por tiempo indefinido, temporal, de formación y aprendizaje, y por último, por medio de un contrato en prácticas.

“En la actualidad, son cuatro las modalidades de contratación existentes”.

Por contrato indefinido se entiende aquél que se concierta sin establecer límites temporales en la prestación de los servicios en cuanto a su duración, estando los mismos, acogidos a ciertas bonificaciones o incentivos orientados para favorecer el acceso al empleo de determinados colectivos (para ello, las empresas que lo soliciten, deben cumplir determinados requisitos, tales como carecer de cualquier tipo de deuda con la Seguridad Social, entre otros). Un ejemplo de esta modalidad de contratación es el contrato indefinido de apoyo a emprendedoras/es.

“El contrato indefinido se caracteriza por no tener límite temporal”.

A su vez, el contrato temporal es aquel que se concierta con límites temporales a la duración de la prestación de los servicios, siendo dicha duración como máximo de tres años, ampliables o no en función del convenio colectivo en el que se encuadre la actividad de la empresa. Además, atendiendo a la temporalidad de los contratos, se pueden distinguir tres tipos básicos: contrato de obra o servicio determinado (cuya obra o servicio debe tener autonomía y sustantividad propia dentro de la actividad normal de la empresa); contrato eventual por circunstancias de la producción (con objeto de atender a un aumento temporal en la carga de trabajo o actividad normal de la empresa) y contrato de interinidad (utilizado para sustituir de forma temporal a una persona con derecho a reserva de su puesto de trabajo).

“El contrato temporal puede ser de obra o servicio determinado, eventual por circunstancias de la producción y de interinidad”.

El contrato para la formación y el aprendizaje tiene como finalidad la cualificación profesional de las y los trabajadores en un régimen de alternancia de actividad laboral retribuida con actividad formativa recibida en el marco del sistema de formación profesional para el empleo o del sistema educativo. Para ello, las y los trabajadores deberán ser mayores de 16 años y menores de 25 (aunque podrán celebrarse con menores de 30 años hasta que la tasa de desempleo en España se sitúe por debajo del 15%), carecer de la cualificación profesional reconocida por el sistema de formación profesional para el empleo o del sistema educativo requerida para concertar un contrato en prácticas para el puesto de trabajo u ocupación objeto del contrato. Su duración mínima será de un año, siendo la máxima de tres años (ampliable por convenio colectivo).

“El contrato para la formación y el aprendizaje tiene como finalidad la cualificación profesional de las y los trabajadores”.

Por último, el contrato en prácticas se utiliza para proporcionar la “práctica” o “experiencia” laboral necesaria a personas que se encuentren en posesión de un ciclo formativo de grado medio o superior, de una titulación universitaria o de un certificado de profesionalidad reconocido y carezcan de la misma. Para ello, no podrá haber transcurrido más de cinco años desde su finalización, o siete en caso de personas que presente algún tipo de discapacidad.

“El contrato en prácticas proporciona la experiencia laboral necesaria a quien está en posesión de un ciclo formativo”.

Para conocer más acerca de las modalidades de contratación y otros temas relacionados con las relaciones laborales y la búsqueda de empleo, te invitamos a visitar nuestra Web de forma asidua.


Si estás en proceso de búsqueda activa de empleo, seguro que has pasado o pasarás por la fase de entrevista telefónica previa a un encuentro presencial con el/a responsable de selección. Así, desde el área de Orientación Laboral de empleorecursos.es queremos tratar en las presentes líneas esta fase del proceso de selección cada vez más utilizada por las empresas fundamentalmente para descartar a las y los candidatos.

Aspectos a tener en cuenta al enfrentarse a la entrevista telefónica

Debemos indicar que son varios los aspectos a tener en cuenta a la hora de enfrentarse a una entrevista telefónica, a pesar de parecer a priori un aspecto fácil de preparar. Así, en primer lugar, para comprender su finalidad, hay que tener presente que el objetivo que persigue la empresa con la misma es realizar un “filtrado” aun mayor de los curriculums que han superado la fase de preselección, por medio de preguntas que determinarán si la persona candidata encaja en las condiciones del puesto de trabajo. Normalmente se destinará un tiempo corto de duración (entre 8-10 minutos) y las preguntas versarán sobre la formación y experiencia del/a candidato/a, así como la explicación del puesto de trabajo y de las condiciones del mismo, para verificar, a su vez, que encajan en lo que está buscando la persona demanda de empleo.

Es fácil comprender la importancia que tiene tanto nuestra voz como la capacidad de comunicación que tenemos en la entrevista telefónica, ya que es el único medio para expresar nuestra valía como profesionales. En esta fase, es importante mostrar energía y solidez en el discurso.

En empleorecursos.es entendemos que la clave de las entrevistas telefónicas es su rapidez para determinar si eres un/a candidata/o adecuada/o para ser citada/o a una entrevista personal. Hay que responder a lo que se pregunta mostrando conocimiento y dominio sobre la cuestión a analizar, evitando dar respuestas demasiado largos y/o cortas.

Una cuestión que suele plantearse en este tipo de entrevistas son los aspectos salariales. Se recomienda responder de forma clara, para evitar perder el tiempo en procesos de selección que a la larga, no nos interesan.

Como se puede intuir, es fundamental conocer el propio curriculum, ya que el punto de partida de las preguntas que nos harán estarán entorno a lo reflejado en el mismo.

Hay que buscar un sitio para poder hablar sin ruidos de fondo, ya que las y los seleccionadores lo analizan todo, y si lo que se oye de fondo es algo no bien visto, por ejemplo un programa de televisión, aunque sea otra persona quién lo esté viendo, puede penalizarte.

Otro aspecto  a considerar es saber comportarse ante los silencios y no parecer impaciente cuando suceden, a la vez que siempre es aconsejable hacer alguna pregunta que muestre interés pero siempre dejando hablar a quién entrevista.

Debes tener el teléfono cargado de batería y con sonido fundamentalmente en horario de oficina, a la vez que es adecuado estar despierta/o en esas horas para evitar el tono somnoliento si te llaman.

Por último, siempre es positivo que te llamen para una entrevista telefónica, ya que has pasado el primer filtro, por lo que aconsejamos terminarla mostrando agradecimiento a tu interlocutor/a.

Para finalizar, una vez más, te invitamos a visitar nuestra web, empleorecursos.es, donde te ofrecemos ayuda en tu proceso de búsqueda de empleo, Derecho Laboral, Marca Personal, Coaching, etc., así como te orientamos laboralmente para conseguir tu objetivo profesional.


Debido a una de las principales características de nuestro mercado laboral, varias veces comentadas en nuestros artículos en empleorecursos.es, como es la continua entrada y salida de diferentes puestos de trabajo, es posible que en algunas de esas empresas te hayas encontrado con un/a mal jefe/a.

De hecho, existen estudios que determinan que al menos el 50% de las y los trabajadores se han encontrado en su vida laboral una/o. Y lo que es peor, el 88% ha renunciado a su puesto de trabajo por este motivo. Más concretamente, se ha demostrado que las personas pasan más de 19,2 horas a la semana pendientes de lo que “dice o hace el/a jefe/a”, lo que representa casi dos días de trabajo.

1 6 7 8