SMART WORKING: MÁS ALLÁ DEL TELETRABAJO

Una de las principales consecuencias que ha traído la crisis sanitaria provocada por el COVID19 en el mercado

Una de las principales consecuencias que ha traído la crisis sanitaria provocada por el COVID19 en el mercado laboral de nuestro país es la necesidad que tienen las empresas de adaptar la forma en la que llevan a cabo su actividad a los nuevos tiempos o realidad, donde el teletrabajo debe haber venido de verdad para quedarse.

“¿Apostarán las empresas por un teletrabajo real?”

Sin embargo, desde empleorecursos.es a queremos reflexionar sobre un modelo de organizar la actividad laboral, que se fundamenta en dos pilares como son el teletrabajo y la utilización de las nuevas tecnologías, conocido como SMART WORKING. Efectivamente, a partir de nuestra experiencia laboral en departamentos de gestión del talento (recursos humanos), podemos afirmar este modelo de trabajo consiste en una evolución que tiene como objetivo dotar a la persona trabajadora de todos los recursos disponibles para llevar a cabo su actividad de la manera más eficiente, independientemente del lugar y ubicación en la que se encuentre.

“La Gestión por Proyecto posibilita es forma de trabajar”

Tal evolución, se fundamenta en la premisa básica de la confianza entre las partes, esto es, empresa y persona trabajadora, dónde lo que importa es conseguir los objetivos propuestos dejando de lado la perspectiva tradicional del presentismo laboral y fortaleciendo el nivel de compromiso, a partir de tres pilares básicos, como son: el uso de las nuevas tecnologías, movilidad y flexibilidad laboral, y por último, el trabajo en equipo.

Todo lo anterior, se basa en el uso de aplicaciones tecnológicas de productividad personal y de equipo basadas en métodos ágiles, big data, Analytics, etc.; aplicadas desde cualquier parte (lo que repercute de manera positiva en la conciliación personal y profesional, libertad de horarios, gestión del tiempo, eliminación barreras y espacios físicos, favoreciendo la igualdad, etc.); y potenciando el trabajo colaborativo entre todas las partes equipos de trabajo eficientes, promoviendo la comunicación, un clima laboral motivador, el aprendizaje, etc.).

“El Smart Working se fundamenta en el compromiso entre las partes”

El SMART WORKING consiste en darle a las personas trabajadoras la autonomía suficiente para decidir cuándo, dónde y cómo desarrollar su actividad laboral (siempre que la misma lo permita, claro), de ahí la importancia del compromiso entre las partes. En esta filosofía lo que importa es el resultado, es decir, conseguir los objetivos de desempeño propuestos, más que en el cómo.

Las ventajas de esta nueva gestión del trabajo son evidentes para ambas partes, empresa y trabajadoras/es. De entre ellas, destacaremos la motivación intrínseca que conlleva el trabajo por objetivos, dónde la persona se siente la protagonista de todo el proceso, lo que repercute de forma positiva en su productividad y desempeño. Junto a la mencionada mejora en la conciliación familiar y laboral, existe un importante ahorro en costes fijos para las empresas, como es el derivado de las instalaciones u oficinas, sin contar con el tiempo y gastos que suponen los desplazamientos al centro de trabajo (y menor contaminación). Además, es necesario que la empresa sea puntera en los avances tecnológicos que faciliten dicho modo de trabajar.

Pese a lo anterior, a nadie escapa que el SMART WORKING no es apto para todas las empresas y puestos de trabajo (como los no relacionados con oficinas), además de que hay personas que no se adaptan a esta modalidad de trabajo (ya sean por su situación personal, o porque carecen del nivel de competencias requerido en habilidades tales como son la disciplina, compromiso, creatividad, responsabilidad y flexibilidad, entre otras).

“Implantar esta modalidad de trabajo implica un cambio cultural en la empresa”

Además, se hace necesario implantar un modelo de liderazgo y comunicación efectivo que garantice el trabajo en equipo, lo que repercute de forma clara en un cambio cultural en toda la organización, donde se fomente la empatía, entre otros valores. La empresa debe invertir de forma clara en herramientas tecnológicas, sin contar con la necesidad de poner en marcha un marco regulador claro en nuestra legislación laboral para esta nueva forma de trabajar.

En resumen, por SMART WORKING se entiende una evolución del propio concepto de teletrabajo tradicional (con un horario fijo desde casa), adaptándose a las necesidades de la persona trabajadora y del trabajo a realizar, donde lo importante es cumplir con los objetivos marcados. Para ello, se fundamenta en una comunicación ágil y conexión multicanal (sin límites de distancia), pudiendo desarrollarse en equipos de trabajo remotos, donde la gestión del talento se constituye como un pilar fundamental.

Pin It

Deja un comentario

Información básica sobre protección de datos Ver más

  • Responsable Manuel Ángel Romero Pozuelo.
  • Finalidad  Moderar los comentarios. Responder las consultas.
  • Legitimación Tu consentimiento.
  • Destinatarios  Manuel Ángel Romero Pozuelo.
  • Derechos Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional Puedes consultar la información detallada en la Política de Privacidad.