LA FELICIDAD LABORAL

Uno de los conceptos de moda en la gestión del talento es la felicidad laboral de las y

Uno de los conceptos de moda en la gestión del talento es la felicidad laboral de las y los trabajadores (con todo lo que ello acarrea, al influir de manera directa entre otros factores en el clima laboral) como síntoma para un buen desempeño. Para ello, existen medidas no solo económicas que favorecen la satisfacción.

En empleorecursos.es, queremos reflexionar sobre la relación que existe entre las y los empleados felices y la productividad en el trabajo, ya que a partir de nuestra experiencia profesional podemos afirmar que la felicidad laboral es sinónimo de compromiso, y por tanto, productividad. Además, cuando las personas trabajadoras están felices en su empresa, contribuyen a:

  1. Mejorar la imagen de la organización, tanto a nivel de clientela como de employer branding para captar talento.
  2. Menor rotación laboral. Cuando estamos felices en una empresa o puesto de trabajo, no cambiamos de empleo.
  3. Mayores beneficios. Como hemos comentado, las personas felices trabajan más comprometidas, y por consiguiente, son más eficientes al hacer más con menos recursos.

La importancia del salario emocional

Partiendo de la base de que todas las persona trabajamos por una compensación económica, sí que es cierto que cuando ésta alcanza unos niveles que estimamos satisfactorios, comenzamos a “demandar” otras cuestiones no económicas, o dicho de otra manera, podemos tener un salario alto y no ser felices trabajando por falta de reconocimiento o desarrollo profesional, lo que desde el punto de vista de la gestión del talento se hace necesario establecer mecanismos que permitan aumentar la satisfacción laboral de manera no económica.

Acciones para aumentar la felicidad laboral

  • Ambiente de reconocimiento. A todas las personas nos gusta que nos reconozcan nuestro trabajo (sobre todo si nos ha supuesto mucho esfuerzo). Para ello, es mejor instaurar este reconocimiento en nuestro día a día que esperar a un evento puntual.
  • Beneficios sociales. Muchas de las medidas de “salario emocional” se incluyen en esta etiqueta pero en este caso no solo nos referimos a seguro médico o tickets restaurante, sino que va más allá en cuanto a posibilidad de teletrabajo, días libres, etc., esto es, medidas que aumenten su calidad de vida.
  • Estilo de liderazgo. Si contratamos talento excelente para decirles lo que tiene que hacer no solo disminuimos su felicidad, sino que la productividad baja. Las y los trabajadores son más felices cuando se les escucha y pueden desarrollar sus capacidades.
  • Cultura del error. Todas y todos nos equivocamos alguna vez, por lo que es necesario no tener miedo a las consecuencias de ello, es decir, las personas necesitamos sentir que se confía en nosotras/os.
  • Toma de decisiones. Si contratamos talento experto, ¿Por qué no consultarle sobre cuestiones que conocen antes de tomar la decisión? El sentido colectivo de pedir consejo u opinión hace que las y los empleados sean más felices y estén más comprometidos con la empresa.
  • Conciliación. Un ambiente de trabajo que favorezca el equilibrio entre la vida laboral y personal mejorará su salud emocional. Dentro de este contexto, hay que incluir las acciones de desconexión digital.
  • Desarrollo profesional. Establecer posibilidades de crecimiento profesional con la adquisición de nuevas capacidades permitirá a la persona trabajadora desempeñar su trabajo con mejor calidad y satisfacción, lo que repercutirá en beneficio de todas las partes.
  • Promoción profesional. El nivel de motivación es menor cuando sabemos que no podemos progresar a otros puestos independientemente de nuestro desempeño profesional, por lo que se hace necesario otorgar oportunidades de crecimiento dentro de la empresa (no buscar fuera lo que puedes tener dentro).
  • Teletrabajo. Si el puesto de trabajo lo permite, aportar flexibilidad a la hora de elegir dónde desempeñarlo les permitirá adaptarse a sus necesidades personalrs, y por tanto, aumentar su felicidad.
  • Redefinir la cultura de tu empresa. Todas y todos necesitamos sentirnos seguros donde trabajamos. No se debe permitir la intimidación, el acoso sexual, el racismo, la homofobia y otras formas de intolerancia por lo que debe existir una cultura que apreciación e integración.

En resumen, es necesario crear un entorno laboral que fomente la felicidad de las y los trabajadores que permita desarrollar el nivel de productividad óptimo.

Pin It

Deja un comentario

Ver más

  • Responsable: Manuel Ángel Romero Pozuelo.
  • Finalidad:  Moderar los comentarios.
  • Legitimación:  Por consentimiento del interesado.
  • Destinatarios y encargados de tratamiento:  No se ceden o comunican datos a terceros para prestar este servicio.
  • Derechos: Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional: Puede consultar la información detallada en la Política de Privacidad.